Grifaldo Toledo, Jorge

viernes, 10 de enero de 2014

Poema de Viernes (a través de Mª Pilar Couceiro)

Una segunda entrada con otro de los poemas compartidos estas semanas de descanso...



El renacimiento literario irlandés está representado
por este místico en el que destaca la vertiente simbolista,
lo que no fue obstáculo para que también cultivara la
"escritura automática". Fue fundador del Abbey Theatre
(Teatro Nacional de Irlanda) y premio Nobel en 1923.
En este poema se contrapone el pesimismo de la pérdida
con la esperanza de la posibilidad. La vida misma.



«Tus ojos, que nunca antes se cansaron de los míos,
se inclinan con pesar bajo tus párpados oscilantes
porque nuestro amor declina».

Y ella responde:

«Aunque nuestro amor se desvanezca,
sigamos junto al borde de este lago,
juntos en este momento solitario
en el que la pasión, pobre criatura agotada, yace dormida.
¡Qué lejanas parecen las estrellas,
lejano brilla nuestro primer beso,
y qué cansado parece mi corazón!».

Vagan pensativos entre las hojas marchitas,
mientras él, lentamente, sosteniendo su mano, replica:

«La Pasión ha consumido
nuestros corazones errantes».

El bosque los encierra, y las hojas, ya amarillas,
caían en la penumbra como lánguidos meteoros,
sendero abajo rengueó un animal viejo y cojo.
Sobre él cae el otoño; y ahora ambos se detienen
a la orilla del lago una vez más.

Volviéndose, vio que ella arrojaba hojas muertas,
húmedas como sus ojos, y en silencio, desiertas,
cubrieron su pecho y sus cabellos.

«No te lamentes», dijo él,
«estamos vacíos porque otros amores nos esperan,
odiemos y amemos a través del tiempo imperturbable,
ante nosotros yace, interminable, lo eterno,
nuestras almas son amor y un adiós perpetuo».



William Butler Yeats (Dublin [Irlanda], 1865- Roquebrune-Cap-Martin [Francia] 1939), Efímera




«Your eyes that once were never weary of mine
Are bowed in sotrow under pendulous lids,
Because our love is waning
».

And then She:

«Although our love is waning, let us stand
By the lone border of the lake once more,
Together in that hour of gentleness
When the poor tired child, passion, falls asleep.
How far away the stars seem, and how far
Is our first kiss, and ah, how old my heart!
»

Pensive they paced along the faded leaves,
While slowly he whose hand held hers replied:
«Passion has often worn our wandering hearts».

The woods were round them, and the yellow leaves
Fell like faint meteors in the gloom, and once
A rabbit old and lame limped down the path;
Autumn was over him: and now they stood
On the lone border of the lake once more:

Turning, he saw that she had thrust dead leaves
Gathered in silence, dewy as her eyes,
In bosom and hair.

«Ah, do not mourn», he said,«That we are tired, for other loves await us;
Hate on and love through unrepining hours.
Before us lies eternity; our souls
Are love, and a continual farewell
».


William Butler Yeats, Ephemera



Últimos Poemas de viernes publicados:
Publicar un comentario